Uruguayan hemp for export

Se concretó la primera exportación de cáñamo industrial uruguayo con destino a Suiza                                                                                                                                                               

En este complejo año 2020, se concretó la primer exportación uruguaya de cannabis medicinal en febrero pasado a cargo de la empresa Fotmer Life Sciences, con destino a Estados Unidos. Ahora, se materializó otro hito para la joven y pujante industria cannábica nacional, la primer exportación de media tonelada de inflorescencias de cáñamo (flores con menos de 1 % de THC) con destino a Suiza, a cargo de la empresa Cplant.

Cplant es una compañía de cannabis y cáñamo que produce productos a granel y al por menor utilizando métodos de cultivo totalmente orgánicos, GAP / LSQA -de plantas medicinales de acuerdo con las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia Europea para la Evaluación de Medicamentos (EMEA) – para cultivos agrícolas en exteriores e interiores producción, normas ISO para análisis, investigación y desarrollo.

La empresa dirigida por los argentinos Lucas Crivilone y Guido Husni, totalizará él envió de toneladas entre julio a agosto. Los empresarios en declaraciones enfatizaron que la exportación reciente fue “la más grande realizada a nivel mundial” para el producto. Anunciaron además que  tienen previsto enviar al país helvético diez toneladas de biomasa de cannabis con menos de 1% de THC y proyectan alcanzar en un año exportaciones de 50 toneladas de inflorescencias.

Aparte de las inflorescencias y la biomasa, Cplant vende a productores locales y exporta semillas feminizadas, y planea sumar a sus productos semillas comestibles de cáñamo y alimentos derivados. Para esto espera la habilitación del Ministerio de Salud Pública. Husni explicó que las semillas son “una de las mejores fuentes de proteína vegetal, no contienen ningún tipo de cannabinoide y son de fácil digestión”.

 

Gestiones ante el gobierno

La Cámara de Empresas de Cannabis Medicinal mueve sus fichas y mantuvo reuniones en los últimos días con el secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, el prosecretario de Presidencia Rodrigo Ferrés, y autoridades del Ministerio de Salud Pública y el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca.

“Les llevamos un planteo técnico mostrando la viabilidad de esta actividad respecto a la normativa internacional. Es decir que Uruguay no tiene ningún riesgo de violar acuerdos internacionales. Además, planteamos un tema de fondo vinculado a la regulación, que deriva de un decreto de 2015 que precedió a la práctica y es un problema”, declaró Marcos Algorta representante de la gremial.

Dicha regulación “tranca absolutamente la práctica del comercio internacional” de cannabis medicinal, y las pocas exportaciones que se han concretado desde Uruguay han sido a través “de un régimen excepcional que no genera seguridad jurídica”, señaló Algorta.

Las empresas buscan que el gobierno emita un nuevo decreto, que permita a las empresas que tienen contratos de comercialización con algunos países obtener las licencias y permisos para cumplir con sus compromisos.

Deja un comentario