Té para tres

Estudio a largo plazo concluye que el té de cannabis puede ser eficaz en el tratamiento del dolor crónico, la ansiedad y la depresión.                   

Investigadores del Hospital Universitario italiano de Santa Chiara de Pisa, realizaron un estudio a lo largo de un año con té de cannabis y pacientes de dolor crónico. El objetivo de esta investigación fue evaluar los efectos del consumo de cannabis y los beneficios asociados informados por pacientes con diversos diagnósticos de dolor crónico.

Un total de 338 pacientes con diferentes condiciones de dolor cromático fueron tratados con una decocción Cannabis Flos con 19% de THC durante 12 meses, manteniendo su terapia farmacológica. Los niveles basales para analgésicos, intensidad del dolor, discapacidad del dolor, ansiedad y depresión se registraron a los 1, 3, 6 y 12 meses del comienzo del consumo.

Los investigadores afirman que “el tratamiento con cannabis, como complemento de una terapia analgésica tradicional, puede ser una herramienta eficaz para el control del dolor crónico y sus consecuencias en la dimensión funcional y psicológica”.

La intensidad del dolor registra una reducción estadísticamente significativa desde el inicio hasta los 12 meses de seguimiento, las mejoras también se registraron en la discapacidad del dolor y en los síntomas de ansiedad y depresión que registraron los pacientes.

El estudio concluye que la terapia con cannabis, como complemento a la terapia analgésica tradicional, puede ser una herramienta eficaz para hacer más efectivo el manejo del dolor crónico y sus consecuencias en la dimensión funcional y psicológica. Los investigadores insisten en que se necesitan más ensayos aleatorizados y controlados para apoyar estos auspiciosos resultados conseguidos.

A la hora del té

El té de cannabis no es un invento reciente. Existen evidencias de que antiguas culturas empleaban bebidas infusionadas con cannabis por sus propiedades antiinflamatorias y anestésicas. Las infusiones se han utilizado para todo tipo de enfermedades en diversas culturas y como calmante durante el parto, para aliviar las náuseas y los dolores de cabeza.

El té de cannabis es una buena opción para consumir la hierba sin los riesgos de fumarla. También es una opción recomendable para suministrar dosis a pacientes que padecen enfermedades que afectan a boca y garganta o que experimentan problemas respiratorios.

A diferencia de la inhalación, donde los efectos del cannabis se manifiestan casi inmediatamente, las infusiones de cannabis tardan más sus efectos debido a la absorción de sus principios activos a través del tracto digestivo.

Al igual que en los comestibles de cannabis y las bebidas que la contienen, los efectos suelen tardar entre 30 a 90 minutos en hacerse sentir. Algunas personas con un metabolismo más alto o menos masa corporal pueden sentir los efectos más rápidamente, mientras que los de un metabolismo más lento o con más masa corporal puede no sentir los efectos hasta haber alcanzado las dos horas. Los efectos por su parte, podrían también durar bastante tiempo más que en el cannabis inhalado.

 

Resultados del estudio: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29938740

Deja un comentario