Retrocede diez casilleros

Justicia Argentina revoca la autorización de cultivo a una madre que produce aceite de cannabis para tratar el Síndrome de Tourette de su hijo.

Joaquín tiene 8 años y sufre el síndrome de Tourette, un trastorno psiquiátrico caracterizado por múltiples tics físicos y vocales. Con la experiencia de la evolución del niño frente a la enfermedad y el apoyo de médicos y numerosas ONGs vinculadas al tema, solicitaron una cautelar para elaborar aceite de cannabis. La jueza federal de Río Negro, Mirta Filipuzzi, tras escuchar sus testimonios, los amparó y permitió que cultivaran para producir el aceite la mamá y los abuelos de Joaquín.

El pasado 21 de mayo, la Cámara Federal de Apelación de General Roca revisó el caso y revocó esa medida. Sostuvo que el autocultivo de cannabis es ilegal y que no hay evidencia científica que confirme sus beneficios en casos de niños con síndrome de Tourette. Sin embargo, el tribunal instó al Estado a suministrarle a la familia el aceite, tal como ya se hace con la epilepsia refractaria.

El año pasado, la especialista en psiquiatría Celeste Romero, realizó el peritaje médico del amparo y allí destacó las ventajas de seguir tratando a Joaquín con una combinación de una variedad de cepas con concentraciones equivalentes de los cannabinoides THC y CBD. “Lo que sucede en materia de cannabis medicinal es que hay una inversión del conocimiento: las familias llegaron antes que los médicos al tratamiento con cannabis. Hoy Joaco, gracias a él, no tiene ni un solo tic”.

Julia Navarro, mamá de Joaquín, expresó en las redes sociales “esta planta le devolvió la vida a Joaquín y a toda la familia. Nosotros sabemos que el autocultivo es la base para una terapia cannábica segura”. Asegurando que van a asumir los riesgos y no piensan interrumpir el tratamiento de Joaquín.

Antes de empezar a tomar aceite de cannabis, Joaquín “estaba preso en su propio cuerpo, se movía involuntariamente de tal manera que no podía ni agarrar un tenedor. Hoy está cursando normalmente el tercer grado y hasta juega al fútbol”, agregó la mamá. En tanto la abuela de Joaquín, declaró que seguirá haciendo el aceite a pesar del fallo y que está dispuesta a dar su libertad, por la libertad de su nieto.

En la legislación Argentina actual, el uso de aceites de cannabis está restringido a casos de epilepsia refractaria y sólo el Estado puede administrarlo. La familia recurrirá a la Corte Suprema de Justicia para revocar el fallo de la Cámara.

El abogado de la familia, Federico Ambroggio, en declaraciones a Clarín afirmó que van a “presentar informes médicos que confirman los beneficios del aceite en la salud de Joaquín. La decisión del tribunal le produce un gravamen irreparable. Si hoy deja de consumir el aceite de cannabis podría ocasionarse un grave daño a la salud”. Joaquín toma un aceite que contiene seis cepas distintas de la planta y el Estado no está en condiciones de proveer ese tipo producto.  La familia se encuentra en una difícil encrucijada ante el reciente fallo judicial.

Síndrome de Tourette

El síndrome de Gilles de la Tourette (neuropsiquiatra francés que describió exitosamente la enfermedad a fines del siglo XIX), es un trastorno neurológico que se manifiesta en la infancia o adolescencia y se caracteriza por muchos tics motores y fónicos.

Los primeros síntomas son movimientos involuntarios (tics) de la cara, de los brazos, de los miembros o del tronco. Estos tics son frecuentes, repetitivos y rápidos. El primer síntoma más habitual es un tic facial (parpadeo, contracción de la nariz, muecas). Pueden agregarse otros tics del cuello, del tronco y de los miembros, pueden ser complicados e involucrar a todo el cuerpo, como patear y dar pisotones.

Las vocalizaciones pueden incluir gruñidos, carraspeos, gritos y ladridos. También pueden expresarse como coprolalia (el uso involuntario de palabras obscenas o de palabras y frases inapropiadas en el contexto social) o copropraxia (gestos obscenos).

Para que se confirme el diagnóstico deben presentarse tanto los movimientos como las vocalizaciones involuntarias. Entre ellos pueden encontrarse la repetición de palabras de otros (ecolalia), de palabras propias (palilalia) y la repetición de movimientos de otras personas.

Las afecciones relacionadas pueden incluir problemas de atención (TDAH/TDA), impulsividad (y trastorno desafiante de oposición), conducta obsesiva compulsiva y trastornos de desarrollo del aprendizaje. A los varones los afecta entre tres y cuatro veces más que a las mujeres.

Deja un comentario