Puerta giratoria

El gobierno francés rechaza la legalización del cannabis con fines recreativos y le abre una puerta al medicinal                                  

El pasado 20 de junio el gobierno de Francia rechazó la posibilidad de legalizar el cannabis con fines recreativos, tras salir al cruce de la publicación de un informe de especialistas favorable a autorizar su consumo.

El debate sobre el cannabis recreativo había recobrado fuerzas nuevamente días atrás con la publicación de un informe del Consejo de Análisis Económico favorable a permitir el consumo del cannabis con fines recreativos

La discusión no es nueva y la mayor parte de los argumentos emitidos por los dos autores del documento –el economista Emmanuelle Auriol de la Toulouse School of Economics y su colega de la Paris School of Economics, Pierre-Yves Geoffard– ya fueron analizados en el pasado. Pero es la primera vez que un organismo tan cercano al poder político emite una opinión tan categórica.

El reporte indica que “pese a tener una de las políticas más represivas de Europa, los franceses, especialmente los adolescentes, figuran entre los mayores consumidores de cannabis de la Unión Europea”, por lo tanto, “el sistema de prohibición promovido desde hace 50 años es un fracaso”. Cada año se invierten 568 millones de euros en la lucha contra el cannabis en el país galo.

De acuerdo al informe, la principal lección por aprender de este fracaso sería la legalización. Tomando como ejemplo que los territorios que han dado el paso no lo han lamentado desde el punto de vista financiero: la industria del cannabis le genera entre 200 y 300 millones de dólares de ingresos fiscales a los Estados de Colorado y Washington.

Los economistas calculan que en Francia la legalización podría aportar más de dos mil millones de euros de ingresos fiscales y crear entre 40.000 y 80.000 empleos.

El texto firmado por más de 70 personalidades de la política, la academia, la medicina, entre otros ámbitos, enfatiza además que una legalización estrictamente enmarcada permitiría “luchar contra el crimen organizado, restringir el acceso a los más jóvenes y desarrollar un sector económico creador de empleo e ingresos fiscales”.

Agnes Buzyn, titular de la cartera de Salud francesa, tras negar la posibilidad de permitir el consumo con fines recreativos, recordó que está en curso una reflexión sobre el uso terapéutico del cannabis y se ha mostrado abierta a la posibilidad de autorizar estos medicamentos.

En medio de estas declaraciones, la Agencia Nacional de la Seguridad de los Medicamentos anunció la existencia de un proyecto de experimentación de cannabis medicinal que necesita el aval del gobierno.

El comité de expertos nombrados por la agencia francesa encargada de la seguridad de los medicamentos (ANSM, por sus siglas en francés) estimó que sería “pertinente autorizar el uso del cannabis terapéutico en algunos casos”, como:

Aun así, la decisión no es del todo aprobada pues el uso del cannabis con fines terapéuticos se considera hasta ahora como una propuesta que se estudia. Se necesitan varios meses de trabajo para definir las modalidades de uso, y esto solo en caso de que la agencia de seguridad de los medicamentos acepte las conclusiones del comité. Después, se necesita una decisión política para modificar la ley.

Deja un comentario