Pionero del cannabis medicinal

El médico irlandés William Brooke O’Shaughnessy trajo de la India el cannabis a occidente y revolucionó la medicina hace más de 150 años.                                

William Brooke O´Shaughnessy nació en Limerick (Irlanda) en 1809, estudió medicina en la Universidad Trinity de Dublín y en la Universidad de Edimburgo. Culminado sus estudios se mudó a Londres, ya siendo un gran talento en el campo de la química y la toxicología.

En 1833, a sus 24 años, aceptó un trabajo en Calcuta como asistente de cirujano con la famosa empresa británica East India Company que cambiaría su vida y la medicina occidental del siglo XIX. Este médico irlandés fue el primero en registrar desde la perspectiva científica el potencial médico del cannabis.

William pasó ocho años en Calcuta y descubrió algo que era nuevo para él pero que hacía miles de años que se usaba popularmente en el continente asiático, como recreación y como medicina. En la India, observó a doctores locales que usaban medicinas con compuestos de cannabis para curar varias enfermedades.

Durante años, el doctor irlandés recopiló todo tipo de detalles sobre los distintos tipos de planta y sus productos derivados, sobre cómo los locales preparaban con ellos múltiples remedios sólidos y líquidos y sobre sus variados efectos.

Primero realizó distintos experimentos con animales, como ratas y conejos, pero también gatos, perros, chanchos, cuervos, buitres, caballos, monos y hasta peces. Describió en detalle cómo el efecto de la droga variaba de unos animales a otros.

Cuando se sintió seguro de su uso, comenzó a utilizar el cannabis con sus pacientes en el hospital de Calcuta, con enfermos de cólera, rabia, tétanos y convulsiones. Concluyó que era un eficaz tratamiento contra el dolor, que aumentaba notablemente el apetito y proporcionaba alegría a sus pacientes. Alivió con éxito los dolores reumáticos y puso fin a las convulsiones de un bebé.

 

Una tesis revolucionaria

En 1839, el doctor O´Shaughnessy publicó su primer artículo sobre las propiedades analgésicas, antiespasmódicas y relajantes musculares del cannabis, basado en sus experiencias. “He sido incapaz de ubicar referencias del uso de esta sustancia en Europa”, sostuvo William en la revista científica Journal of the Asiatic Society of Bengal1

El irlandés defendió esa idea ese mismo año, cuando presentó su tesis en la Sociedad Médica y Física de Calcuta ante un grupo de estudiantes y académicos. Esa tesis causaría un furor en la Inglaterra colonial que después se extendería por toda Europa y Estados Unidos. El documento marcó la introducción “formal” del cannabis a la medicina occidental.

A partir de 1843 O´Shaughnessy realiza un estudio sobre el cannabis más profundo que interesará a sus compañeros de profesión ingleses. William  publicó los resultados de su investigación en un artículo titulado “Sobre las preparaciones del cannabis indio o gunjah (Cannabis Indica)”, donde también se registraban observaciones sobre su uso social en la India.

Primer fármaco de cannabis

A su vuelta a Londres trajo cannabis al farmacéutico Peter Squirel para que crease de la resina un extracto medicinal y con ello un medicamento, el “Squire´s extract” (extracto Escudero). Este fue el mayor proveedor de extracto de cannabis de Inglaterra. En 1856, la Reina Victoria le distinguió con el título de Sir.

A mediados del XIX los químicos comenzaron a producir remedios, algunos basados en las recetas del médico irlandés, en forma de soluciones de cannabis y extractos de la planta, que se fueron haciendo populares hasta alcanzar su punto más álgido a finales de siglo.

Muchos se afanaron por intentar descubrir y aislar el ingrediente activo del cannabis, pero eso no ocurriría hasta mediados de la década de 1960, aproximadamente un siglo después a manos del doctor Raphael Mechoulam.

 

1 https://archive.org/stream/journalofasiatic08asia#page/732/mode/1up

 

Deja un comentario