No te Banco

Cronología de un amor regulado. Farmacias y cannabis se fueron a vivir juntos y en plena luna de miel apareció el tercero en discordia.         

       

Pasaron cuatro largos años desde aquel anuncio de Mujica y las primeras elucubraciones de lo que sería la venta del cannabis que ofrecería el Estado a través de las farmacias. Fue tanta la espera, las complicaciones, las postergaciones, que cuando comenzó la venta de repente fue místico, soñado y fugaz. Demasiado fugaz.

El 6 de abril de 2017, el Prosecretario de Presidencia Juan Andrés Roballo anuncia por fin la primera fecha concreta para la tercera vía de acceso al cannabis de acuerdo a la ley 19.172. El registro de adquirentes para comprar marihuana en 16 farmacias en distintos puntos del país comenzaría el 2 de mayo en algunas oficinas del Correo Uruguayo.

Pasó un mes y medio de la apertura del registro hasta que el cannabis llegó por fin a las farmacias, un lapso de tiempo que no estuvo exento de polémicas. Una semana antes de la venta al público se afirmó, en base al porcentaje de THC del cannabis que ofrecía el Estado, que la flor estatal era como el agua… insípida, inodora e infumable.

El 19 de julio fue la fecha elegida. Tempranito en la mañana comenzó la venta y se dieron a conocer las primeras catas de usuarios con mayoría de buenas críticas; Uruguay inundó la prensa del mundo, 5000 orientales adquirentes podían ejercer su derecho. Sabremos cumplir.

Como todo romance, los primeros días fueron intensos, tórridos, con ganas de más. Las farmacias rápidamente agotaron stock, el número de adquirentes registrados se duplicó, hubo una consulta masiva de farmacéuticos que no se querían perder este nuevo negocio. Muchas cosas a mejorar pero con la certeza de que el comienzo de la aventura había sido satisfactorio hasta que… aparecieron los celos.

La primera semana de agosto se hizo público el tercero en discordia: el Banco Santander clausuró la cuenta de una farmacia montevideana argumentando que el dinero de ese cliente proviene de una actividad restringida en la mayoría de los países del mundo. Se encendieron las alarmas y no pararon de sonar.

El Centro de Farmacias del Uruguay y la Asociación de Bancos Privados instan al Banco Central a intervenir ante el cierre de cuentas bancarias de las farmacias que venden cannabis.

La regulación uruguaya colisiona con la normativa internacional que deben cumplir las instituciones financieras para la prevención del lavado de activos y el financiamiento al terrorismo. Tanto el Scotiabank como el Santander informan que no aceptarán a clientes cuyos fondos provengan de este mercado.

El 16 de agosto, el presidente del Banco República Jorge Polgar oficializaba el rumor más temido: el BROU cerraría todas las cuentas de las farmacias relacionadas a la venta de cannabis e impedirá la apertura de cuentas vinculadas a ese tipo de comercio.

El abogado de la Asociación de Farmacias, Pablo Durán, sostuvo que las farmacias temían quedarse por fuera del sistema financiero y que, si no surgía una solución, optarían por dejar de vender cannabis. En menos de un mes de convivencia, las farmacias aprontaban las valijas de su nuevo huésped.

Al día siguiente de esta granizada sobre el cannabis nacional Mujica tenía algo para decir, el mensaje a las autoridades de la banca estatal fue al mentón, si no encontraban una solución debían renunciar y dejar a otros más capaces o corajudos hacer cumplir la ley 19.172: “¿Tendremos que hacer un trancazo institucional para arreglar esto?”. Arden los titulares y las alarmas en algunos sectores del Frente Amplio que ya le estaban desconectando el respirador al cogollo oriental.

Las adjudicaciones de responsabilidades de que esta bomba estallara a un mes de inaugurada y festejada la venta, iban y volvían como en un reñido partido de tenis.

Tardó unos días el señor de los paños fríos en traer tranquilidad retórica a todas las tiendas, comprometiéndose a encontrar soluciones a la venta de cannabis sin desarmar el sistema financiero. Tabaré Vázquez reconoce por fin responsabilidades en la crianza de la criatura.

Nuevos padrinos protegen la unión, se crea “Iniciativa Ciudadana en defensa de la Ley 19.172 (Regulación del cannabis) y de derechos y libertades de nuestra institucionalidad democrática”, un grupo conformado por asociaciones civiles, el sindicato médico, bancario, el PIT-CNT, la Asociación de Farmacias del Interior, entre otros. Realizaron una petición de “voluntad política” al Poder Ejecutivo para encontrar soluciones y dejar constancia de que la sociedad va a velar porque no se le suelte la mano a esta planta.

Fue así que una delegación del gobierno viajó con una difícil misión a Estados Unidos y volvió una semana después con las manos vacías. El prosecretario de Presidencia explicaba en conferencia de prensa que al menos se logró cambiar la imagen de la ley cannábica oriental ante las autoridades de la Reserva Federal estadounidense. También vislumbró que una solución podría ser habilitar dispendios exclusivos de cannabis que trabajen en efectivo.

La posible intromisión de otro pretendiente para el cannabis fue demasiado para las farmacias, es suyo o de nadie e hicieron pública su disconformidad. Solicitarán una nueva reunión con autoridades del Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA) para regañarlos por su desplante y exigir su exclusividad como lo establece la ley aprobada en 2013 y como se espera de cualquier unión bendecida por Dios o la Constitución.

Deja un comentario