Mujeres & drogas

Las consecuencias para las mujeres de la guerra contra las drogas en el mundo                                                                                                                                                                                                                            

De acuerdo al Informe Mundial Sobre Drogas de las Oficinas de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, los hombres tienen muchas más probabilidades que las mujeres de consumir cannabis, cocaína y opiáceos. 

Las mujeres comienzan a consumir más tarde que los hombres, pero su consumo progresa de forma más rápida e implica una mayor exposición a los trastornos por consumo de drogas, fenómeno que se conoce como telescoping. Otra diferencia radica en que el consumo está vinculado a sus relaciones de pareja, y en los hombres, a sus amigos varones. 

 

Prohibicionismo patriarcal

En Latinoamérica –la región con más feminicidios del mundo–, la “guerra” contra las drogas cumple la función específica de criminalizar principalmente a  mujeres, lesbianas y trans, intersectando cuestiones de género, clase social, procedencia / identidad, nacionalidad, etc.

Esta “guerra” ha instalado altísimos umbrales de violencia y aumentado a cifras record el consumo y tráfico de drogas. Las mujeres son usadas como instrumentos de guerra por las organizaciones criminales, son víctimas de la trata de personas, de trata con fines de explotación sexual, y se les paga menos que a los hombres. Las “mulas”, son consideradas como “desechables” para las organizaciones criminales, y si son detenidas por la Policía, resultan fácilmente reemplazables.

 

Tras las rejas

La proporción de mujeres encarceladas por delitos de drogas es mayor a la de los hombres. En Argentina, Brasil, Perú y Costa Rica, más del 60 % de la población carcelaria femenina está vinculada a delitos de drogas. 

Las mujeres son condenadas principalmente por posesión, venta o transporte de pequeñas cantidades de drogas. Generalmente no ocupan puestos de poder en el narcotráfico y no han cometido crímenes violentos. 

Los delitos de drogas femeninos aumentaron un 103 % entre 2014 y 2016. Las mujeres tienen menos acceso que los hombres a servicios de salud para tratar el consumo y atención de salud sexual y reproductiva en la cárcel.

 

Movimiento Feminista Antiprohibicionista

Se trata de colectivos, redes y grupos de trabajo con iniciativas propias, que se encuentran en sus visiones generales sobre el patriarcado, la prohibición y el colonialismo.

Algunos de ellos son: Rede Nacional de Feministas Antiprohibicionistas de Brasil, Mujeres Cannábicas Colombia, Cannábicas Latinas y Mamá Cultiva de Chile, Mujeres y Cannabis y Mamá Cultiva de Argentina, Mamá Cultiva Fundadoras, Mamá se planta, Encuentro Nacional de Mujeres Cannábicas, Red Estatal de Mujeres Anti-prohibicionistas (REMA) de España y organizaciones de México y Uruguay.

Legal y oportuno

Desde el inicio de la apertura a las regulaciones de los Mercados de Cannabis en los últimos años, son muchas las mujeres que presiden puestos de liderazgo en la industria de la cannabis, ya sea como productoras, empresarias, etc. La cannabis está abriendo paso a nuevas oportunidades para las mujeres en lo profesional.

 

El sábado 7 de diciembre a las 16 horas, en la Carpa de Talleres de Expocannabis 2019, se realizó la “Ronda de Mujeres Cannábicas y Antiprohibicionistas” a cargo de Mercedes Ponce de León.

Deja un comentario