Menos narcotráfico, más derechos

Comercio ilegal de la cannabis se redujo más de cinco veces entre 2014 y 2018, de acuerdo a informe de la Junta Nacional de Drogas                                                                                                            

El mercado regulado de la cannabis alcanzó a una de cada tres personas que consumieron la sustancia en 2018 y el narcotráfico se redujo cinco veces desde 2014, de acuerdo a lo expresado el 18 de diciembre por el Prosecretario de la Presidencia, Juan Andrés Roballo, en su calidad de presidente de la Junta Nacional de Drogas (JND). “La evidencia científica indica que el camino elegido por Uruguay para regular el cannabis ha dado resultado”, enfatizó.

Juan Andrés Roballo encabezó la conferencia realizada en la Torre Ejecutiva junto a Héctor Suárez responsable del Observatorio Uruguayo de Drogas y Marcos Baudean investigador de políticas públicas. En la conferencia se presentó la evolución de los primeros indicadores sobre cannabis, disponibles a 2018 y obtenidos por el Observatorio Uruguayo de Drogas y otras fuentes.

Roballo manifestó en referencia a la ley nº 19172 que “se trata de una política de Estado que impone ser dotada de controles y transparencia”. En otro tramo de su alocución, recordó que en 2014 se propuso la creación de un sistema de indicadores que permitieran hacer un seguimiento, entre otras cosas, de la evolución de la regulación de sus grandes objetivos que son salud, seguridad y aplicación de las normas sobre drogas.

El mercado regulado alcanzó en 2018 a una de cada tres personas que consumieron cannabis. Entre 2014 y 2018, el narcotráfico de la cannabis, sobre todo de prensado paraguayo, se redujo cinco veces.

En cuanto al uso problemático de esta sustancia, Roballo resaltó que se mantiene en 16 % de la población (igual que en las mediciones de 2011, 2014 y 2018). Eso también demuestra que se cumple con el objetivo de incidir en la percepción de riesgos en los consumidores y en la población en general.

La percepción de los riesgos ha invertido su tendencia negativa en los consumidores ocasionales o frecuentes, “lo cual es muy importante porque tiene que ver con la información que maneja la gente, las campañas realizadas de concientización y el cambio cultural en la materia”, afirmó el Prosecretario de Presidencia.

Otro dato a destacar es que no se observa una incidencia importante en el uso de la cannabis en situaciones de intoxicación (no se presenta ningún caso de muerte atribuible a ello) o en ingresos hospitalarios (1,2 %). En lo relacionado a la seguridad, se observa una leve pero sostenida tendencia al descenso en los delitos de drogas. Los delitos de tenencia descendieron 34 % y los de drogas se redujeron un 22 %.

“El Estado tiene la obligación de brindar información científica comprobable porque es evidente que las evaluaciones no se pueden hacer sin rigor técnico ni científico”, sentenció Roballo. A su vez, destacó que esta evidencia indica que el camino iniciado por Uruguay para regular el cannabis ha dado resultado: “este proceso requiere mucho trabajo pero ya empezó a mostrar resultados comprobables”.

“En este momento de transición tener estos datos de una política de Estado que ha estado en el ojo de la tormenta es un gran aporte para quienes asumirán el próximo período”, concluyó el Prosecretario de Presidencia en la conferencia.

Deja un comentario