Más vale tarde

La Organización Mundial de la Salud declaró en un informe que el cannabis medicinal no pone en riesgo la salud y no genera adicción.                                         

Luego de meses de estudio y extensas deliberaciones, la Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó un informe en el que concluye que el cannabidiol (CBD) -uno de los principales cannabinoides que tiene la marihuana- sirve como paliativo para enfermedades crónicas y pacientes con epilepsia. A su vez, emitió una recomendación para no catalogar al cannabis medicinal como una droga, ya que no representa problemas para la salud.

En el informe presentado durante la reunión 39 del Comité de Expertos en Farmacodependencia en noviembre pasado, el máximo organismo de la salud mundial explícita la necesidad de pronunciarse sobre el cannabis medicinal, “respondiendo a los intereses y al incremento del uso, la OMS ha recogido en los años recientes más evidencia científica en el uso terapéutico y sus efectos del cannabis y sus componentes”.

El organismo también se pronunció sobre la posibilidad de generar adicción de estos medicamentos, concluyendo que cuando el cannabidiol tiene un uso terapéutico, no existe riesgo de que genere dependencia como otros canabinoides. “Hasta la fecha, no hay evidencia de uso recreativo del CDB ni de ningún problema relacionado con la salud pública asociado con el uso de CBD puro”, explica el informe.

Este informe supone un gran espaldarazo para la industria del cannabis y parte de la comunidad médica, que esperaban con ansias esta evaluación de parte de la máxima autoridad de la salud. La aprobación de la OMS permite seguir avanzando en los estudios de la planta y es un argumento difícil de rebatir, que resonará en los parlamentos de los países en que el cannabis medicinal todavía se encuentra en debate.

A nivel de ministerios de salud este informe es fundamental, al establecer las bases para que el cannabis medicinal se convierta en una alternativa terapéutica más y que pueda regirse por las normas de cualquier otro medicamento.

De acuerdo con el informe de la OMS, el cannabis es la droga más usada a nivel mundial. En 2013 se estimó que 181,8 millones de personas entre 15 y 64 años usaron cannabis con propósitos no médicos.

Por otra parte, el informe presentado por la OMS recomienda que se imponga mayores restricciones a la droga fetanyl, un opio sintético que ha ocasionado cientos de miles de muertes en los Estados Unidos, en donde se declaró una emergencia sanitaria por la ola de adicciones.

Informe completo sobre el CBD de la Organización Mundial de la Salud: http://www.who.int/medicines/access/controlled-substances/5.2_CBD.pdf

Deja un comentario