Maridaje en serie

Para promocionar el lanzamiento de la serie cannábica Disjointed, Netflix se asoció con un dispensario de Los Ángeles y bautizaron diez cepas de cannabis con los nombres de sus series originales.

Con motivo de publicitar el estreno de su nueva y cannábica serie Disjointed o Fumados como la pueden encontrar en la plataforma en español, Netflix elaboró un catálogo de diferentes cepas de cannabis seleccionadas especialmente para acompañar con sus series denominado «The Netflix Collection». Estas especies se pueden adquirir en un dispensario de Los Ángeles.

A través de un comunicado, Netflix explica que cada variedad ayuda a potenciar la visualización de cada serie. Las que están inspiradas en comedias, tienen mayor contenido de la especie índica. Las variedades que reciben su nombre de historias dramáticas predomina la sativa «para que las escenas poderosas resuenen más en el espectador».

Orange is the New Black se marida con la variedad Poussey Riot, diseñada para «pasar el tiempo con alguien, charlar y hacer chistes estúpidos». Mientras que a la Banana Stand Kush le pusieron Arrested Development. También tienen sus propias cepas la animada Bojack Horseman y Santa Clarita Diet, protagonizada por una Drew Barrymore caníbal. Para esa producción, prometieron, hay una variedad que «realmente aumentará su apetito». Disjointed cuenta con tres variedades diferentes en «The Netflix Collection».

La serie

La comedia calificada para mayores de 16 años, es una creación de Chuck Lorre, el genio detrás de The Big Bang Theory y Two and a Half Men. Disjointed busca hacer reír, sin dejar de indagar en la cultura cannábica de California, la legalización, las propiedades medicinales de la planta y los prejuicios que la rodean.

En la serie, una famosa activista de la legalización de la marihuana, protagonizada por la actriz Kathy Bathes, ve sus sueños hechos realidad después de años de protesta y decide abrir su propia tienda para acercar las bondades de la planta a todos los curiosos. Su hijo Travis interpretado por Aaron Moten, es un emprendedor recién egresado de la universidad, que buscará a toda costa convertir el templo de su madre en la mayor empresa de venta de cannabis de la zona.

El choque de intereses servirá de hilo para desmenuzar el conflicto que se genera entre los militantes que tienen el conocimiento de las bondades y la producción del cannabis y los entusiastas del dinero que ven el potencial de esta nueva industria.

En Ruth´s Alternative Caring, el nombre del dispensario de marihuana, se dejan ver desde clientes que entran con vergüenza hasta dueños de negocios vecinos que buscan cerrar la tienda porque les trae “mala imagen”, explorando la adaptación de California a la industria cannábica.

Un guardia de seguridad que sirvió en la guerra de Irak y sufre síndrome post-traumático, una joven asiática que no se atreve a decirle a sus padres que vende cannabis y un australiano que habla con sus plantas, son algunos de los excéntricos empleados del dispensario de Ruth.

Deja un comentario