Las neuronas y los cannabinoides

El Dr. Manuel Guzmán presentó las últimas novedades y la evolución de las investigaciones sobre cannabis y neuroprotección.

El Observatorio Español de Cannabis Medicinal (OECM) es una asociación sin fines de lucro que funciona desde el año 2015, donde investigadores, médicos y asociaciones de pacientes avanzan en conjunto en las investigaciones científicas.

El Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad Complutense de Madrid y miembro del OECM, Dr. Manuel Guzmán, ofreció una presentación sobre las últimas novedades relacionadas a la investigación sobre cannabis y neuroprotección.

 

Evolución de la investigación con cannabinoides

Los investigadores se han dedicado en el laboratorio a observar la interacción de los cannabinoides y las neuronas.  Fase a fase, han ido avanzando. Lo primero que hicieron fue aislar neuronas del cerebro de un ratón y cultivarlas en placas de Petri; les agregaron cannabinoides y observaron que hay moléculas importantes para la neuroprotección que se activan, se estimulan, que funcionan mejor con la acción de los cannabinoides.

Estamos comenzando a aproximarnos a la comprensión acerca de las conexiones moleculares que se dan en el momento en el que el THC se une a su receptor y todo lo que sucede dentro de la célula para que esa neurona funcione mejor. Por ejemplo, las neuronas soportan mejor la pérdida de nutrientes o la toxicidad si tienen THC en el medio. Es decir que, a nivel molecular, hay buena evidencia de que los cannabinoides promueven acciones en las neuronas que son neuroprotectoras.

Posteriormente se investigó lo que sucede con el THC en el cerebro de un animal, obteniendo claras evidencias de la acción de los cannabinoides. Se comprobó que estos facilitan la acción de moléculas neuroprotectoras y pueden disminuir procesos patológicos asociados con la neurotoxicidad,  la neuroinflamación, el stress oxidativo y la exitoxicidad, un triángulo mortal en muchos cerebros dañados.

La siguiente pregunta era: ¿qué le ocurre a los ratones que tienen enfermedades neurodegenerativas o daños agudos, como traumas encefálicos, cuando les suministramos cannabinoides? Observamos que, en general, con el suministro de cannabinoides los ratones viven más, y con un cuadro patológico más atenuado. Siempre dependiendo del contexto, la dosis, el momento del daño de la enfermedad en el que se administran, y si se combinan los cannabinoides con otras sustancias o fármacos.

Los cannabinoides no siempre funcionan, no son la panacea. Partimos de que cada medicamento tiene su cuadro de acción y su balance entre eficacia y efectos secundarios no deseados. En el uso de los cannabinoides se encontraron ventanas terapéuticas en los animales de experimentación, ventanas de dosis, temporales, de momentos concretos, donde si no se aplican los cannabinoides a tiempo, es demasiado tarde y no funcionan.

 

Los cannabinoides en el sistema nervioso humano

En el ser humano todo es mucho más complicado; nuestra biología es más intrincada que la de los ratones, y nuestras patologías también tienen un grado mayor de complejidad. Otra variante, en términos biológicos, es que nuestro organismo se torna mucho más débil que el de un ratón.

Tenemos evidencias de que los cannabinoides tienen efectos paliativos en las enfermedades degenerativas de los humanos, como en el caso de la epilepsia.  También pueden atenuar la espasticidad y el dolor reumático en la esclerosis múltiple y en enfermedades degenerativas del sistema nervioso. Los cannabinoides también contribuyen a disminuir las convulsiones, la ansiedad y el insomnio asociados a enfermedades degenerativas del sistema nervioso.

Sin embargo, todavía no contamos con evidencias claras de que los cannabinoides puedan ser neuroprotectores en pacientes con enfermedades neurodegenerativas: tenemos estudios observacionales, existen distintos indicios de que puedan hacerlo y hay evidencia a nivel molecular celular y en animales de experimentación, de que podrían tener potencialidades neuroprotectoras.  Debemos encontrar las ventanas terapéuticas adecuadas, combinaciones de cannabinoides, subpoblaciones de pacientes concretas, donde podamos aplicar estas posibles potencialidades de los cannabinoides, y todavía no los hemos encontrado.

Contamos con estudios preclínicos; existen resultados prometedores en pacientes, pero aún no tenemos las pruebas para asegurar que los cannabinoides puedan ser agentes neuroprotectores del sistema nervioso. Esperamos, con las investigaciones que estamos realizando, poder hallarlas.

 

Deja un comentario