La mejor compañía

Las plantas y nuestro sistema nervioso en tiempos de cuarentena                                                                                                                                                                      

 

En estos momentos de aislamiento social, recurrir a la compañía de nuestras plantas (ya sea de cannabis o no), puede ayudarnos mucho sobre llevar el encierro y el estrés que esta situación está diseminando en el mundo.

 

Nuestras amigas plantas son claves en la sanidad del sistema nervioso central. La naturaleza es sabia y los seres humanos estamos diseñados para sobrevivir en el entorno natural, son los seres vivos (plantas y animales) quienes tienen en distinto grado empatía con nosotros y nos ayudan a segregar sustancias beneficiosas para nuestro desarrollo emocional y mental.

 

Al cuidar una planta (o animal), naturalmente nos sentimos mejor emocionalmente, ellas nos ayudan a combatir el estrés y a volvernos más productivos. Por eso recomendamos tener cualquier tipo de plantas adentro de las casas y de los espacios de trabajo, porque mejoran nuestra productividad.

 

Diversos estudios científicos demuestran que las plantas y las flores ayudan a neutralizar nuestros instintos destructivos y nos hacen sentir útiles y renovados. 

 

Es claro que las personas que tienen un jardín demuestran una salud emocional más estable, así que les decimos a las y los cultivadores… es un gran momento para poner las manos en la tierra.

 

Las plantas purifican el aire que respiramos y contribuyen al bienestar de nuestro organismo, tanto en lo psíquico como en lo físico. Ellas nos ayudan a evitar las emociones negativas causadas por el estrés, reduciendo el nivel de cansancio mental  y mejorando nuestro rendimiento.

 

Las plantas provocan efectos psicológicos positivos y mejoran el estado de ánimo. Contemplarlas simplemente ya nos hace bien, nos reduce el stress, nos relaja y reanima. Logran aumentar nuestros niveles de concentración, dan apertura y tolerancia, atenuando sentimientos nocivos como la ira y enojo, algo muy necesario en los tiempos que corren.

Deja un comentario