Historia del cáñamo en América Latina

Entrevista al Lic. Nelson Rivas

Nelson es Licenciado en Historia, Licenciado en Educación de la Universidad Nacional Andrés Bello y Gestor Cultural de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Ha realizado estudios sobre la Historia del Cáñamo en Chile desde el año 2010, exponiendo sus resultados en diversas instancias entre las que destacan el “Primer Congreso Nacional de la Cannabis” realizado en la Universidad de Concepción el año 2011, como miembro del proyecto “Recultivando la Historia” en la segunda “Expoweed” realizada en Santiago de Chile el año 2013, también en el “Segundo Congreso Nacional del Cannabis” realizado en la Universidad Austral de Chile en el año 2014, entre otros foros cannábicos e informativos a lo largo de Chile.

¿Quiénes introdujeron el Cannabis en América Latina y con qué fines?

El Cannabis fue introducido por los conquistadores y colonizadores españoles, quienes desde el momento mismo del descubrimiento estaban cubiertos con ropas de fibra de cáñamo, al igual que las jarcias y cordelajes de las embarcaciones, mechas de velas y demás accesorios que venían en la expedición de Colón.

Los fines fueron de primera necesidad; era un producto versátil y de gran valor comercial. Existían camisas finas hiladas con fibra de cáñamo de primera ley, y sacos de uso agrícola o minero con hilos de tercera ley –la más baja–. Su importancia se relacionaba principalmente con el mundo naval, confección de cuerdas, jarcias y otros artículos para las embarcaciones; en la agricultura y la minería se usaba para sacos, arpilleras y cuerdas, y en la vida cotidiana en las escobas, trapos, mechas de velas, camisones y pantalones, entre otros.

 

A lo largo de la historia, ¿cuáles han sido los usos del cáñamo que más han llamado su atención?

Tenemos muy claros ejemplos que hoy en día estarían a la vanguardia, por ejemplo los usos medicinales que los chinos le dieron desde hace 6.000 años atrás. Un momento maravilloso es en la Antigua Grecia, donde Heródoto (aprox. 450 a.C), describió el consumo de Cannabis que le daban las tribus escitas nómadas que habitualmente recorrían el norte de Grecia y Asia Menor. También sus usos como cordelajes y en la medicina, junto con su importancia para los pensadores de la época.

En un contexto latinoamericano, la etapa que más disfruto es en la que los colonos iban descubriendo cómo el cáñamo se iba dando en los diversos lugares y climas de nuestro continente. Así determinaban para qué utilizar la planta y cuántas cosechas podían sacar al año.

 

¿Qué etapas ha atravesado el Cannabis desde su llegada a América Latina a hoy?

Puedo visualizar cuatro, desde una perspectiva personal. La primera, la introducción de la planta en el continente, con todo lo que eso conlleva. La segunda, cuando se volvió indispensable para el crecimiento de las colonias y su afianzamiento en la vida diaria de las personas. La tercera etapa está marcada por la importancia que tuvo por ejemplo en Chile, después de la guerra de independencia, para la reconstrucción económica del país. En el contexto regional, su industrialización, gracias a sus múltiples usos, a finales del siglo XIX.

Una cuarta etapa sería el siglo XX, donde el prohibicionismo acabó y borró con el brazo una industria y un oficio antiquísimo que familias enteras acuñaron de generación en generación, y los forzó a cambiar sus formas de vida y a aprender un nuevo oficio.

Habría una quinta etapa: este siglo, donde la reivindicación de los diversos usos de la planta está levantando una batalla que no tiene otro final que el de la victoria, donde debemos reposicionar la planta y avanzar en la construcción de una sociedad más justa y empoderada de la versatilidad del Cannabis.

 

Siendo su objeto de estudio una planta por tantas décadas prohibida, un tabú, ¿dónde ha encontrado sus principales fuentes de información?

En el Archivo Nacional de Santiago de Chile, donde he podido descubrir pasajes de nuestra historia cañamera integrados en un contexto de la historia oficial. En la Biblioteca Nacional de Chile, que cuenta con textos que han sido de una ayuda vital, y que fue un faro en una búsqueda incesante de esta historia olvidada. También en muchos trabajos de investigadores españoles, y por último en las páginas de archivos y bibliotecas de otros países del continente, Todo para reconstruir este puzzle, que es rearmar una historia borrada con el brazo.

 

Deja un comentario