Descubren dos nuevos cannabinoides

Científicos italianos descubren dos nuevos cannabinoides: el THCP y el CBDP, con prometedoras aplicaciones medicinales.                                                                                                            

Un grupo de científicos italianos del Instituto de Nanotecnología, detectó la presencia de dos nuevos cannabinoides en la estructura molecular de la cannabis.

Se trata del tetrahidrocannabiforol (THCP), que tiene una estructura similar al THC, compuesto psicoactivo del cannabis. El segundo cannabinoide es el cannabidiphorol (CBDP), con propiedades equivalentes al CBD.

 

Cannabinoides

Se identifican como sustancias químicas compuestas por cinco átomos de carbono que, independientemente de su origen o estructura, se enlazan con los receptores cannabinoides del cuerpo y del cerebro. Hay que mencionar que existen distintos tipos de cannabinoides: los de origen sintético, los endocannabinoides de origen animal y los fitocannabinoides, compuestos por 21 átomos de carbono que provienen de la cannabis sativa.

 

THCP

La planta de cannabis produce más de 400 productos químicos, pero solo uno, el THC, actúa como una “droga” en los humanos. Al menos, eso pensábamos hasta ahora.

Una de las implicaciones del estudio es que el THCP podría ser la explicación al hecho de que el cannabis pueda provocar experiencias tan dispares en los consumidores. Este descubrimiento significa que estos efectos podrían atribuirse al THCP u otros cannabinoides igual de potentes que todavía no se han identificado.

El descubrimiento de THCP podría ayudar a explicar las propiedades farmacológicas de ciertas cepas de la cannabis. El THCP es, supuestamente 30 veces más potente que el THC, afirman. Aún se desconoce si eso significa que es 30 veces más psicoactivo, pero en análisis en ratones se demostró que el THCP era más activo que el THC a dosis más bajas.

Asimismo, los investigadores esperan que estos resultados puedan ayudar a comprender por qué diferentes cepas de la cannabis producen distintos efectos, sentimientos y bienestar en el cuerpo humano.

Por lo tanto, los investigadores esperan que el THCP esté dotado de «una mayor afinidad de unión con el receptor CB1 localizado en el cerebro y con una mayor actividad cannabimimética que el propio THC», señalaron en el resumen del estudio.

 

CBDP

Los investigadores también aislaron e identificaron otro cannabinoide denominado cannabidiphorol (CBDP), el cual está relacionado con el CBD. Dicho componente, sin embargo, no posee apenas afinidad con los receptores de cannabinoides por lo que resulta menos interesante estudiarlo a nivel farmacológico.
A seguir investigando

Los científicos entienden que no han llegado a una conclusión clara respecto al potencial de toxicidad o de curación que podría contener el THCP y el CBDP, pues varía de acuerdo con el tipo de cepa de la que proviene la cannabis.

Otra implicación interesante del estudio tiene que ver con la posibilidad de cultivar variedades de la cannabis que no estén dominadas por el THC o el CBD. De confirmarse los efectos del THCP en los humanos pronto se podrían cultivar variedades ricas en este componente. El cultivo de cepas ricas en cannabinoides menores facilita la producción del extracto de esos compuestos, permitiendo a los consumidores disfrutar de los beneficios del perfil farmacológico específico de cada compuesto.

 

Publicación del estudio: https://www.nature.com/articles/s41598-019-56785-1

Deja un comentario