Costo un Perú

Perú se sumo a la lista de países que regula el acceso al cannabis medicinal pero el debate en la sociedad civil dista de concluir.                      

 

En la sesión del jueves 19 de octubre el Congreso peruano aprobó un proyecto de ley que autoriza en el país el uso medicinal y terapéutico del cannabis y sus derivados. La propuesta recibió 67 votos a favor, 5 en contra y 3 abstenciones del pleno legislativo y quedó lista para su promulgación por el Poder Ejecutivo en un plazo de 60 días.

La ley autoriza el uso informado, la investigación, importación y comercialización del cannabis y sus derivados con fines medicinales y terapéuticos. También la producción y el abastecimiento de insumos para la investigación.

El Ministerio de Salud deberá crear un registro de carácter reservado de pacientes usuarios de cannabis, que incluirá la información de la enfermedad y del médico tratante, la dosis y frecuencia del tratamiento. También se habilita el registro de personas naturales o jurídicas importadoras y/o comercializadoras, de las entidades de investigación autorizadas a estudiar el cannabis y sus derivados para uso medicinal y el registro de instituciones públicas y privadas para la producción.

El Poder Ejecutivo, se compromete a otorgar licencias para investigación científica a las universidades e instituciones de investigación agraria y salud que cuenten con laboratorios acreditados y certificados.  También se les podría llegar a otorgar licencias para la importación y/o comercialización y producción.

El día D

En febrero de 2017, la policía peruana allanó y desmanteló un laboratorio donde se fabricaba aceite de cannabis para niños peruanos que lo necesitaban.  La polémica suscitada por este allanamiento llevó al Gobierno a comprometerse a elaborar un proyecto para despenalizar el uso de cannabis medicinal y facilitar su acceso.

Las asociaciones de madres y familiares de pacientes de cannabis medicinal, manifestaron su contrariedad a ley aprobada por el Parlamento porque no se les permite a estos colectivos producir su propio aceite de cannabis beneficiando con esta norma a las grandes empresas farmacéuticas.

A través de un comunicado en su cuenta de Facebook, el colectivo Buscando Esperanza señaló que “esta ley no reconoce el esfuerzo de las madres, familiares y consumidores del cannabis medicinal debido a que únicamente se ha autorizado la importación y la producción a entidades públicas y laboratorios privados”.

Carolina Riame, representante de la Asociación Mamá Cultiva, manifestó que la ley aprobada por el Parlamento peruano solo alienta la informalidad. “No se ha considerado a las asociaciones como entidades que produzcan artesanalmente el aceite, nuestra medicina. Por el contrario, le dan prioridad a las empresas farmacéuticas y laboratorios. Estos empresarios no nos van a dar las cepas que nos corresponden, nosotros sabemos de eso porque cultivamos.  Seguiremos en la clandestinidad”, sostuvo.

En varios países latinoamericanos, la lucha de los colectivos y asociaciones de usuarios de cannabis medicinal no termina en una legislación.  Las regulaciones pasan de la prohibición a la privatización, de estar fuera de la ley a quedar rehén de los productos y precios de las grandes farmacéuticas.  Queda mucho camino por recorrer y batallas por librar por los derechos de los usuarios de cannabis medicinal en Latinoamérica.

Deja un comentario