Cosechando simpatías

Por primera vez, las encuestas indican que hay más ciudadanos de acuerdo con la ley 19.172 de regulación del cannabis, que en desacuerdo.

Algunas legislaciones apuntalan cambios culturales: sacar de la ilegalidad el aborto, habilitar el matrimonio igualitario y permitir el consumo regulado del cannabis, no supone a priori que el respeto a las libertades individuales sea compartido por toda la sociedad, pero constituye un buen punto de partida para dar espacio a la información, la comprensión y la tolerancia.

La ley 19.172 de regulación del cannabis en Uruguay se aprobó a finales del año 2013. El largo camino hacia la tercera vía de adquisición de cannabis en farmacias se concretó por fin en julio de 2017, con todas las dificultades, imaginables y no, para su consolidación: escasos puntos de venta, demoras en el abastecimiento, los efectos en la banca internacional, etc.

A un año de la llegada del cannabis a las farmacias, se disparó el número de adquirentes registrados, ascendiendo a casi 25 mil ciudadanos. Ha mejorado el abastecimiento, se sumaron dos variedades a la oferta, la presión de los bancos extranjeros ha quedado en un segundo plano y otros países de la región y el mundo han sancionado leyes similares a la nuestra.

Desde el año 2012 contamos con mediciones sobre la aprobación de la regulación del cannabis en Uruguay. De acuerdo al trabajo de diversas consultoras y a los estudios de Latin American Marijuana Research Initiative (proyecto conjunto de la Universidad Católica y Florida University), en Uruguay hubo hasta el año 2015 una desaprobación de la regulación del cannabis que oscilaba entre un 60 y un 70 %.

Esta visión negativa se ha revertido, según la encuesta realizada a fines de 2017. Por primera vez los uruguayos que están muy de acuerdo o de acuerdo con la regulación del cannabis superan a quienes están en desacuerdo o muy en desacuerdo.

 

La encuesta

Los datos se obtuvieron a través de una encuesta realizada por Monitor Cannabis en coordinación con investigadores de la Universidad de la República, la Universidad Católica del Uruguay, la Universidad de California – Davis, la Universidad ORT Uruguay y el Observatorio Uruguayo de Drogas (Junta Nacional de Drogas). La consultora Factum ejecutó la encuesta entre noviembre y diciembre de 2017.

Se consultó a las personas sobre su opinión acerca de aspectos relativos a la regulación del cannabis, sobre sus hábitos de consumo de un conjunto de drogas (alcohol, tabaco, marihuana, cocaína y otras) y su conocimiento y actitudes hacia los tres canales de acceso regulado al cannabis: el autocultivo, los clubes cannábicos y la venta en farmacias.

Se encuestó a una población total de 2.181 personas entre 15 y 65 años de edad, siguiendo la misma distribución geográfica de la Encuesta de Consumo de Drogas realizada en Hogares que implementa hace años el Observatorio Uruguayo de Drogas.

Ante la pregunta: “¿Usted está muy de acuerdo, de acuerdo, en desacuerdo o muy en desacuerdo con la regulación del mercado de marihuana en Uruguay?”, un 44,3 % de los encuestados responde estar de acuerdo, mientras que  un 41,4 % está en desacuerdo, revirtiéndose por primera vez la tendencia histórica de desaprobación mayoritaria.

 

¿Qué habría que hacer con la ley 19.172?

Al consultar a quienes no están de acuerdo con la regulación del cannabis, con relación a qué hacer con la ley 19.172 la mayoría de las respuestas apuntan a que se realicen ajustes a la misma, antes que su derogación y regreso a la situación de prohibición anterior. Este dato resulta clave para visualizar la consolidación de la regulación del cannabis en la opinión pública.

 

Perfiles

Los hombres, las personas más jóvenes y las residentes en Montevideo son quienes muestran mayor aprobación sobre la regulación del cannabis. El segmento en el que la desaprobación supera en mayor medida a la aprobación es entre las personas menos educadas (hasta primaria completa), donde se llega a un 25 %.

La variable más influyente en la aprobación a la ley 19.172 que ofrece la encuesta es la identificación partidaria. Esto es esperable, ya que los partidos políticos representan visiones más generales y divergentes sobre la política pública y los temas que abarca la regulación: seguridad, salud, aplicación de la justicia, etc.

La aprobación de la regulación es mayoritaria entre quienes se identifican con el Frente Amplio, mientras que entre los votantes de los partidos tradicionales predomina el rechazo a la regulación, registrándose el mayor grado de desaprobación entre los encuestados identificados con el Partido Colorado.

 

 

Deja un comentario