Cannabis & Farmacias. Parte III: Uruguay haciendo historia.

En diciembre de 2013 se aprobó en Uruguay la Ley 19.172 que regula y controla la producción y venta de cannabis. Esta ley propone el autocultivo, los clubes de membresía y las farmacias como las tres únicas vías de acceso al cannabis legal de uso no médico en nuestro país. Orientada hacia la reducción de daños, la ley apuesta a la información veraz sobre las drogas y sus riesgos asociados como herramienta para el fortalecimiento de las capacidades propias para la toma de decisiones, al mismo tiempo que asegura controles de salud sobre la sustancia y el producto, sin promoción ni marcas asociadas.

 

En 2014, se comenzó con la autorización de autocultivadores y clubes de membresía, que hoy ascienden a 6.945 y 63 respectivamente (datos actualizados al 25 de julio 2017). El país quedó así a la espera de la apertura de la tercera –y más controversial– vía de acceso: la venta de cannabis en farmacias.

Varios pasos y requisitos formales se debieron cumplir (ver nota “Cannabis & Farmacias: Parte I y Parte II”) para lograr abrir en mayo de este año el registro de usuarios de cannabis, que habilita a cualquier uruguayo o extranjero residente mayor de edad a adquirir el producto en las farmacias.

Pasaron varias semanas antes de confirmarse la fecha de lanzamiento de la venta. Mientras la espera se hacía larga, el silencio del IRCCA respecto a fechas y detalles daba espacio a especulaciones y versiones en los diferentes medios del país. ¿Cuántas farmacias participarían de la iniciativa? ¿Estarían cubiertos todos los departamentos? ¿Sería suficiente el cannabis cosechado para cubrir la demanda nacional? Estas y muchas otras eran las dudas que en la población comenzaban a surgir.

La espera de los interesados finalizó el pasado miércoles 19 de julio, día histórico para Uruguay y el mundo: los 5.091 adquirentes –como llama el IRCCA a quienes están registrados para la compra– podrían acceder al producto en las 16 farmacias que hasta ese momento habían adherido a la iniciativa. El número de adquirentes creció notoriamente conforme se acercaba el miércoles 19 y solo una semana más tarde el número ascendía a 8.081; se intensificó también el debate sobre los porcentajes de THC y CDB del producto. 

Uruguay se transformó entonces en tema central en los medios de comunicación del mundo, y ocupó varias portadas el primer día de venta. La prensa ha estado atenta desde entonces, y al acecho, ya que lo que para nosotros fue la apertura de la tercera vía de acceso al cannabis legal en el país, representa a nivel mundial una revolución de las políticas de drogas y propone un nuevo paradigma. Durante 2016 las incautaciones que realizó la policía al narcotráfico ascendieron a 4.374 kilos de marihuana prensada. Si las farmacias venden las 4 toneladas anuales previstas y los 63 clubes de membresía, más los 7.044 autocultivadores registrados, cosechan su máximo permitido, la legalidad superaría a la policía, duplicando sus resultados. Este nuevo modelo de guerra al narcotráfico demostraría así su eficacia. Con este panorama, Uruguay se ha convertido en modelo para los países de la región que buscan un camino alternativo a la guerra contra las drogas, que luego de tantos años ha demostrado su ineficacia.

El primer dia. Ya desde muy temprano las filas en las 4 farmacias adheridas de la capital se podían ver desde la calle. Sobre las 8 de la mañana se realizaron las primeras ventas, y el ritmo fue intenso y constante durante todo el día. Ni las demoras del sistema –que estaba de estreno– ni el frío asustaron a los adquirentes que pacientemente aguardaban su turno. Los medios se hicieron presentes y no faltaron los testimonios de los primeros compradores, en su mayoría positivos y embajadores de una postura optimista. Se pudo observar una clientela heterogénea y ordenada. En su mayoría hombres entre los 30 y 44 años de edad (4 de cada 10 inscriptos, según datos del IRCCA).

 

Los compradores llevaron, en general, 2 envases de 5 gramos a $187 pesos uruguayos cada uno, respetando así el máximo de 10 gramos por semana. Los envases fueron elaborados con materiales que preservan la flor y la mantienen fresca. Por fuera, figuran las advertencias sanitarias y recomendaciones de uso en línea con el enfoque de reducción de daños. Por dentro, el cannabis se encuentra en estado natural, sin prensar ni moler. Alfa I y Beta I son las 2 variedades disponibles, –índica y sativa respectivamente–, ambas con un porcentaje de 2% de THC y 6% de CBD para la primera y 7% para segunda. El producto proviene de cultivos de invernadero desarrollados por empresas privadas licenciadas por el IRCCA bajo estricta supervisión técnica y previa habilitación sanitaria del MSP. Todas las etapas del proceso cumplen con normas de trazabilidad y calidad que aseguran el alcance de los estándares preestablecidos. La trazabilidad del proceso es completa, desde la planta hasta la entrega al adquirente, lo cual permite monitorear las condiciones de desarrollo de los cultivos, sus resultados y su traslado a los puntos de dispensación, las farmacias. Sobre la tarde, Montevideo ya había agotado su stock.

Sobre el registro y la compra. Quienes quieran comprar cannabis en las farmacias deben registrarse como “adquirentes”. Dicho registro se realiza en los locales de El Correo Uruguayo, presentando cédula de identidad vigente y constancia de domicilio. El registro está permitido para los extranjeros que sean ciudadanos naturales o legales, o residentes, debiendo mostrar la acreditación correspondiente. El usuario deberá registrar sus huellas dactilares y contestar algunas preguntas que persiguen un fin exclusivamente socio-demográfico. “Esta información está disociada de sus datos de identidad y se solicita solamente con fines estadísticos”, aclara el IRCCA en su página web. La inscripción no tiene costo.

 

Una vez inscripto, el usuario podrá dirigirse a cualquiera de las farmacias habilitadas para la venta de cannabis. Al comprar, deberá solamente registrar su huella en el lector de huellas dactilares y el sistema informático corroborará los datos, confirmando si el usuario está habilitado para la compra, es decir, si es un usuario registrado como adquirente y no ha superado su máximo semanal. Una vez que se indica al farmacéutico la variedad (Alfa I o Beta I) y cantidad (5 o 10 gramos) que se desea comprar, se abona como cualquier otro producto del local.

Las farmacias adheridas. La venta de cannabis comenzó en 16 farmacias del país, y las puertas están abiertas para otorgar la habilitación a más farmacias interesadas que cumplan con los requisitos impuestos por el IRCCA. En Montevideo, donde se concentra el mayor porcentaje de adquirentes, se encuentran 4 de las farmacias adheridas. Los medios han confirmado ya el interés de nuevas farmacias que, luego de comprobar la buena organización y tranquilidad con que se desarrolló la venta en sus primeros días, han manifestado su propósito de adherir a la iniciativa. El IRCCA mantendrá la lista actualizada en su sitio web y Guia Cannabis la replicará en las redes sociales para que esté al alcance de todos sus seguidores.

Foto de EFE

Deja un comentario