Canadá y su día D

El pasado 17 de octubre comenzó la venta de cannabis recreativo en Canadá.                                                                                                                                                                                 

La regulación del cannabis recreativo en el mundo ha avanzado varios casilleros. En las primeras horas del 17 de octubre, largas colas de ansiosos clientes se apostaban fuera de los dispensarios canadienses para acceder por primera vez a cannabis recreativo de manera legal.

Que Canadá sea el segundo país en dar este paso no es nada menor en relación con el panorama mundial del cannabis. El peso demográfico y económico del gigante norteamericano, con sus 36 millones de habitantes, casi cinco millones de consumidores de cannabis recreativo estimados y un mercado ilegal que alcanzó los 3.300 millones de dólares en 2017, sumado esto a su pertenencia al G-7, a la OCDE, y su tratado renovado de libre comercio con Estados Unidos, constituyen un motivo de festejo y de expectativa para la industria y los consumidores de cannabis del mundo entero.

Regulación nacional y federal

El gobierno del Primer Ministro Justin Trudeau permitió que cada una de las 10 provincias, y tres territorios indígenas del país, determinen algunos aspectos de la aplicación de la Ley del Cannabis.

La producción de cannabis solamente está permitida a las empresas privadas que obtuvieron una licencia federal. Ottawa es la única provincia que permite el cultivo máximo de 4 plantas por hogar para autoconsumo. Los gobiernos provinciales también disponen de distintas edades de acceso a los consumidores. Alberta y Quebec optaron por la edad de 18 años que sugirieron las autoridades federales; en el resto del territorio canadiense, la edad es de 19 años. La cantidad máxima de posesión es de 30 gramos, y los consumidores pueden viajar con cannabis legal por todo el territorio de Canadá.

¿Cómo se vende?

El sistema de venta queda supeditado a la decisión de cada gobierno provincial: se puede adquirir el cannabis a través de Internet, con envió postal a domicilio o en tiendas. Algunas provincias decidieron crear compañías estatales para la venta, otras otorgar permisos a empresas privadas, y se han implementado en otras modelos mixtos.

El precio del gramo de cannabis varía considerablemente, según la provincia en que se adquiera. En Quebec se vende a 5.25 dólares canadienses y en Saskatchewan a 18.99. El precio estimado del gramo en el mercado ilegal ronda los 7 dólares.

Agotadas tengo

El mismo día en que se dio el puntapié inicial a la venta de cannabis, varias tiendas a lo largo del país rápidamente se quedaron sin stock.

La tienda Delta 9, en Winnipeg, Manitoba, publicó en su sitio web en las primeras horas del jueves, que ya había vendido todo su abastecimiento. Gary Symons, director de Comunicaciones de la empresa, expresó que la tienda recibió 100 órdenes en el primer minuto de la legalización, y en la primera hora habían vendido unos 50.000 dólares.

El sitio gubernamental Ontario Cannabis Store recibió, durante la mañana del miércoles, 38.000 órdenes de compra de cannabis, cerrando el histórico día con ventas que ascendieron a 750.000 dólares.

En Quebec, con tiendas físicas y en línea administradas por el gobierno, se atendieron 42.000 órdenes de compra, superando ampliamente la expectativa. Desde las provincias de Newfoundland y Labrador, Saskatchewan, y desde el territorio ártico de Nunavut, también se reportó desabastecimiento.

Con un pueblo alrededor

Según una encuesta publicada el mismo 17 de octubre, el 70% de los canadienses apoya la legalización, porcentaje de aprobación muy superior al de Uruguay al momento de aprobar la ley, y en el comienzo de la venta en farmacias.

Se espera que las ventas legales de cannabis impulsen la economía en 1.100 millones de dólares canadienses, y que el gobierno recaude, a través de impuestos, unos 400 millones de dólares. El 75% de los impuestos irá a las provincias y el 25% restante será para la Administración Central.

Actualmente existen 188 productores autorizados en Canadá (tanto de cannabis medicinal como recreativo). Las cuatro grandes empresas del sector son Canopy Growth, Tilray, Aurora Cannabis y Aphria, y su valor en bolsa es de 45.000 millones de dólares canadienses (unos 30.000 millones de euros).

Más seguridad, menos narcotráfico

El ministro de Seguridad Fronteriza y Reducción del Crimen Organizado, Bill Blair, confió en que la regulación en torno a la Ley de Cannabis contribuirá a crear un mejor ambiente para los adolescentes y las comunidades respecto a la venta y consumo de la marihuana.  “El crimen organizado se ha beneficiado por casi un siglo con miles de millones de dólares por estas ventas”, agregó el exjefe de la policía de Toronto.

Deja un comentario