Dos nuevos estudios muestran cómo la marihuana puede ayudar a combatir la epidemia de opiáceos

Dos estudios publicado en la revista JAMA Internal Medicine hallaron que la disponibilidad de marihuana medicinal y recreativa está relacionada con tasas más bajas de prescripción de opiáceos.

En el primer estudio, Hefei Wen de la Universidad de Kentucky y Jason Hockenberry de la Universidad Emory descubrieron que la aprobación de leyes sobre marihuana medicinal y recreativa fue seguida de reducciones en las tasas de prescripción de opiáceos de Medicaid, del 5.88 por ciento y del 6.38 por ciento, respectivamente.

“La liberalización de la marihuana puede servir como un componente de un paquete integral para enfrentar la epidemia de opiáceos”, concluyeron Wen y Hockenberry.

En el segundo estudio, Ashley Bradford, David Bradford y Amanda Abraham de la Universidad de Georgia encontraron que a nivel estatal, las leyes de marihuana medicinal se asociaron con una reducción del 8.5 por ciento en el número de dosis diarias de opiáceos cubiertas por el Medicare, en relación con los estados sin legislación de marihuana medicinal. Las reducciones fueron incluso mayores (14.4 por ciento) para los estados que permitieron los dispensarios de marihuana medicinal, mientras que los estados que permitieron el cultivo de marihuana en el hogar tuvieron reducciones del 6.9 por ciento en las prescripciones de opiáceos.

Estos hallazgos refuerzan aún más los argumentos a favor de considerar las aplicaciones médicas del cannabis como una herramienta en el arsenal de políticas que se puede utilizar para disminuir el daño de los opiáceos recetados“, concluyeron los autores.

Los estudios son los últimos en una larga línea de investigación que muestra que la disponibilidad de marihuana está asociada con reducciones en el uso y el consumo indebido de opiáceos. Pero el informe de Wen y Hockenberry es significativo para encontrar un vínculo entre la marihuana recreativa y el uso de opiáceos, ya que la mayoría de las investigaciones anteriores se han centrado en la marihuana medicinal.

Existe un acuerdo generalizado entre los médicos y expertos de salud pública de que la marihuana es efectiva en el tratamiento del dolor crónico. Los médicos, a menudo, tratan esa afección con medicación opiácea, a pesar de que hay poca evidencia de que los opiáceos sean realmente efectivos para ella.

“La marihuana es una de las posibles drogas alternativas que puede proporcionar alivio del dolor con un riesgo relativamente menor de adicción y prácticamente ningún riesgo de sobredosis”, escriben Wen y Hockenberry. “Estos hallazgos sugieren que las leyes de marihuana médica para adultos tienen el potencial de reducir la prescripción de opiáceos para los afiliados a Medicaid, un segmento de la población con un riesgo desproporcionadamente alto de dolor crónico, y que pueden sufrir trastorno por consumo de opiáceos y sobredosis de opiáceos”.

En un discurso en New Hampshire el mes pasado delineando el plan de la administración para lidiar con una crisis nacional de sobredosis de opiáceos que se cobró más de 42,000 vidas en 2016, el presidente Donald Trump pidió a los investigadores que “propongan un analgésico que no sea tan adictivo”. Los últimos estudios sugieren que ese analgésico ya existe: se llama marihuana, y es legal para uso médico en 29 estados, y para uso recreativo en nueve estados más DC.

Pero la administración Trump ha adoptado una postura adversativa hacia los estados que legalizaron la marihuana de alguna manera. El Departamento de Justicia anuló una política de no intervención de la era de Obama para las operaciones de marihuana legal del estado, y el fiscal general ha expresado su interés en enjuiciar a los proveedores de marihuana medicinal.

Si las últimas investigaciones son una indicación, esas acciones podrían simplemente empeorar la epidemia de opiáceos.

Fuente: https://www.infobae.com/america/wapo/2018/04/14/dos-nuevos-estudios-muestran-como-la-marihuana-puede-ayudar-a-combatir-la-epidemia-de-opiaceos/

Deja un comentario